¿Cómo cuidar la piel sensible? - LA GUÍA DEFINITIVA PARA EL BIENESTAR DIARIO

Reading time: 5 min

¿Piel sensible? Comprender las condiciones específicas de tu piel es un paso clave para crear una rutina que se adapte a sus necesidades. Si notas enrojecimiento, irritación, manchas o esa molesta sensación de picor y quemazón, es probable que tu piel te esté diciendo que está un poco irritable. Afecciones como la rosácea, el eccema y la psoriasis suelen entrar en la categoría de piel sensible, pero lo cierto es que todos los tipos de piel pueden mostrar sensibilidad en algún momento, debido a factores externos como la contaminación, los cambios climáticos, la dieta o algunos ingredientes no tan inocuos de los productos de belleza. 


Ya sea por los genes, el medio ambiente, las alergias, el estrés o el uso de productos demasiado agresivos, tu piel puede mostrar sensibilidad por varias razones. Pero no te preocupes. Esto no tiene por qué convertir tu vida en una crisis continua de cuidado de la piel. Aunque no hay forma de cambiar por completo la hipersensibilidad de la piel, existen muchas maneras de equilibrar y calmar incluso los cutis más delicados. Sigue leyendo y pon en práctica estos sencillos consejos de Jess Beauty para proteger tu piel y prevenir esas molestas reacciones.

 

 

CONSEJOS DE JESS BEAUTY PARA PIELES SENSIBLES

 

 

  1. Entender y controlar los disparadores

 

Mientras que algunas pieles toman el sol y se encogen de hombros ante el estrés diario, la piel sensible requiere un toque más amable y gentil. Empieza por identificar qué provoca el mal humor de tu piel. En primer lugar, los sospechosos habituales: las sustancias químicas ocultas en productos como perfumes, tintes y esos parabenos de los que todo el mundo habla. Incluso el aire, como el humo, puede ser un factor desencadenante. Por no hablar de que, cuando no duermes bien, estás bajo los efectos del estrés o no has comido suficientes verduras, la piel sensible se lo toma como algo personal.

Empieza por cambiar los productos agresivos por otros suaves e hipoalergénicos y adapta tu rutina en consecuencia. ¿Es por el nuevo perfume que llevas? Puede que algunos tejidos de tu ropa te den urticaria. Incluso tomar demasiado el sol puede convertirte en un tomate. Cuanto mejor conozcas sus desencadenantes, más fácil será construir una vida feliz con ellos. La protección solar y los tejidos permeables al aire se convierten en tus aliados, y el descanso y el cuidado personal pasan a un primer plano. Es un baile, no una batalla, y con un poco de comprensión y cuidados suaves, tu piel sensible brillará con confianza.

 

  1. Elige productos con ingredientes suaves

 

Olvídate de los productos agresivos y elige productos que susurren "suavidad" en lugar de "¡ay!". Busca los que lleven la etiqueta "piel sensible" o "hipoalergénico", ya que son los mejores aliados de los cutis sensibles. Después, dale la vuelta al envase y echa un vistazo a los ingredientes. Que sean pocos y sencillos, con ingredientes naturales como el aloe vera, el ácido hialurónico, la manteca de karité, el coco o incluso la vitamina E. Piensa en ellos como si fueran un abrazo calmante para tu piel, ¡puedes encontrarlos en toda la gama de productos para pieles sensibles de Jess Beauty! Como norma general, las personas con piel sensible deben buscar productos sin perfume ni alcohol. Evita también las sustancias nocivas como los sulfatos, los parabenos y los colorantes sintéticos, que son los aguafiestas que no quieres tener cerca. Recuerda: una piel feliz es una piel sana y, con los productos adecuados, estarás radiante en un abrir y cerrar de ojos.

 

 

  1. Menos es más

 

Menos es más cuando se trata de piel sensible. Cuando la piel sensible se pone de malas, a veces la mejor solución es darle al botón de rebobinar. Olvídate de tanta cantidad de productos y simplifica las cosas. Tu rutina no tiene por qué ser kilométrica. Piensa en un "trío agradable" en lugar de una "gran orquesta": Todo lo que necesitas es un limpiador suave, una hidratante calmante y tu fiel compañero con SPF. Mejor dicho, Jess Beauty's Face Reset Cleanser, C Bomb Vitamin C Moisturizer, y Let it Sun SPF 50+ Sunscreen ¡y ya está! Sólo lo básico para mantener tu piel feliz e hidratada. Tu piel te lo agradecerá.

 

 

  1. Empieza con una limpieza suave

 

¿Exfoliantes faciales y rutinas de limpieza intensas? No son tus mejores amigos. Pueden despojar a tu piel de las cosas buenas, como las proteínas y los lípidos, que la mantienen fuerte y sana. Así que seamos suaves. Deshazte de los exfoliantes y de la fuerza intensa, y pásate a los mimos suaves y delicados con un limpiador que ame tu hidratación natural, como una nube cremosa sobre tu rostro. Jess Beauty's Face Reset Cleanser es el campeón ideal para este trabajo, pero no te excedas - dos veces al día, mañana y noche, es suficiente. Enriquecido con escualeno e ingredientes derivados del coco, este limpiador no sólo protege la barrera externa de la piel, sino que también retiene la humedad, alivia la inflamación y calma tu cutis. Recuerda que, cuando se trata de piel sensible, un poco de amabilidad hace mucho. Sé delicado, elige los productos adecuados y disfruta del resplandor.

 

 

  1. Evita el agua caliente

 

La piel sensible necesita cariño, sobre todo cuando refresca. Las duchas largas con agua caliente son increíbles, pero pueden resecar la piel y ponerla de mal humor. En su lugar, dúchate con agua tibia durante un máximo de 10 minutos. Así mantendrás la grasa natural de la piel sana y saludable. Y después de tanto mimo, conserva todo lo bueno con una buena crema hidratante como el bálsamo corporal Silky Smooth Body Balm de Jess Beauty. Este bálsamo sin perfume, formulado con ingredientes naturales como la Vitamina E, el Extracto de Caléndula y la Camelia Sinensis, está diseñado para aumentar la elasticidad e infundir a tu piel un brillo natural.  ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

 

 

  1. SPF todo el día, todos los días

 

No dejes que las nubes te engañen. Incluso los días grises pueden provocar quemaduras en la piel sensible con rayos UV ocultos. Por eso la protección solar debe ser tu aliada durante todo el año, no sólo para los días de verano en la playa. Piensa en ella como en un escudo de superhéroe para tu piel, que la protege de los rayos solares durante todo el año. Y puntos extra: un SPF 50+ diario como nuestro Protector Solar Let it Sun SPF 50 + puede calmar la piel sensible reduciendo las rojeces, la irritación y la sequedad. Además de proteger, previene los daños causados por el sol y el envejecimiento de la piel, ¡todo son ventajas! Así que aplícate ese protector solar, incluso cuando las nubes estén fuera, y mantén tu piel feliz y sana.

 

 

  1. Mantente hidratado

 

Piensa en tu piel como en una delicada flor. Al igual que las flores necesitan agua para florecer, tu piel necesita hidratación para mantenerse sana y feliz. Hidratarla con regularidad -de día y de noche- le da a tu piel un brillo de rocío, la mantiene suave y tersa y la ayuda a recuperarse de la sequedad y la irritación. Elige una crema hidratante sin perfume ni alcohol para evitar productos que puedan picar o alterar tu cutis. Recuerda, ¡una piel feliz es una piel sana! Jess Beauty's C Bomb Vitamin C Moisturizer ayudará a tu rostro a retener la hidratación de forma duradera y a reducir la hiperpigmentación y los signos del envejecimiento. Al mejorar la barrera cutánea, también ayuda a proteger la piel de los irritantes y contaminantes externos, manteniéndola sana y resistente.

También puedes añadir un extra de hidratación con nuestro Shine Bright Serum, especialmente indicado para las manchas cutáneas y formulado con niacinamida, un superingrediente calmante que unifica el tono de la piel y refuerza nuestra barrera natural de hidratación, protegiendo la piel de bacterias y gérmenes.

 


#JessBeautyTip:

 

Mantenerse bien hidratado con mucha agua es clave para tener un brillo saludable.  Puntos extra para una bonita botella de agua en tu escritorio: será tu animadora personal, recordándote que debes beber sorbos a lo largo del día.

 

 

Por último, pero no por ello menos importante: Haz de tu rutina un hábito

  

Al principio, el skincare puede parecerte una tarea secundaria, pero una vez que tu rostro empiece a brillar con luz propia, no querrás dejarlo. Olvídate de las fórmulas universales y crea una rutina que se adapte a las necesidades de tu cutis. Tu piel acaparará todas las miradas como si fuera Beyoncé en un karaoke, dejando a los demás boquiabiertos y preguntándose cuál es tu secreto. Disfruta de la vida del skincare con Jess Beauty: ¡tu rostro te lo agradecerá!

Related products

Find out more about

Don't miss out

A short sentence describing what someone will receive by subscribing

Gracias por suscribirte

RELATED ARTICLES


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen