Descubre los productos de protección solar imprescindibles para una piel sana

Reading time: 7min

Proteger tu piel del sol es fundamental para prevenir daños a corto y largo plazo y reducir el riesgo de desarrollar problemas de salud más graves, como el cáncer de piel.

 

En Jess Beauty, entendemos que el cuidado de la piel no se trata sólo de estética, sino que el objetivo principal es mantener la salud. Por eso, en este artículo te contamos las mejores formas de protegerte de los daños que puede causar la exposición al sol.

 

Razones para proteger tu piel del sol

La exposición al sol permite la producción de vitamina D, esencial para la salud ósea, mejora el estado de ánimo y regula el ritmo circadiano. Además, puede ser beneficioso para afecciones de la piel como la psoriasis.

 

Sin embargo, también puede ser muy perjudicial, como los posibles efectos nocivos de la radiación ultravioleta (UV).

 

Aquí te dejamos algunas razones por las que debes proteger la piel del sol:

 

  • Quemaduras solares: Estas quemaduras pueden ser dolorosas y causar enrojecimiento, hinchazón y descamación de la piel.

 

  • Envejecimiento prematuro: La exposición crónica al sol sin protección puede acelerar el envejecimiento de la piel. Los rayos ultravioleta pueden dañar el colágeno y las fibras elásticas de la piel, provocando la aparición prematura de arrugas, líneas finas y manchas oscuras.

 

  • Cáncer de piel: La exposición acumulada al sol a lo largo de la vida aumenta la probabilidad de desarrollar melanoma (el tipo de cáncer de piel más mortal) y otros tipos de cáncer de piel, como el carcinoma de células basales y de células escamosas.

 

  • Daño celular: Los rayos UV pueden dañar el ADN celular de la piel, aumentando el riesgo de mutaciones y pueden desencadenar cambios celulares que favorezcan el desarrollo de enfermedades de la piel.

 

  • Hipersensibilidad a la luz solar: Algunas personas son más sensibles a la luz solar y pueden desarrollar urticaria solar o lupus eritematoso sistémico inducido por el sol. Estas condiciones pueden causar erupciones cutáneas, picazón y malestar.

 

Productos de protección solar

 

Para cuidar adecuadamente la piel bajo el sol, es esencial utilizar una combinación de productos que aporten protección y cuidado. Estos son los imprescindibles para protegerse del sol:

 

Protector solar

El protector solar es un producto esencial para proteger la piel de los daños causados ​​por los rayos UV. Busca un protector solar de amplio espectro que proteja contra los rayos UVA y UVB, y elije un SPF adecuado para tu tipo de piel y nivel de actividad.

 

Aplica abundante protector solar en todas las áreas expuestas de la piel aproximadamente entre 15 y 30 minutos antes de la exposición al sol y vuelve a aplicarlo cada dos horas o después de nadar o sudar.

 

Crema hidratante con SPF

 

Si no deseas utilizar un protector solar por separado, puedes optar por una crema hidratante diaria que contenga protección solar (SPF). Estas cremas ofrecen hidratación y protección en un solo paso.

 

Bálsamo labial con SPF

 

Los labios también pueden resultar dañados por la radiación ultravioleta. Utiliza un bálsamo labial que contenga protección solar para mantenerlos hidratados y protegidos.

 

Sombreros de ala ancha y gafas de sol.

 

Además de los productos para el cuidado de la piel, considera usar un sombrero de ala ancha para proteger tu rostro, cuello y hombros del sol. Las gafas de sol con protección UV también son esenciales para proteger los ojos y la delicada piel que los rodea.

 

 

Ropa protectora

 

 

Opta por ropa y tejidos de colores claros que bloqueen los rayos UV. Algunas marcas ofrecen ropa con protección solar incorporada.

 

Loción para después del sol o refrescante

 

Después de la exposición al sol, puedes utilizar una loción para después del sol o una crema refrescante para calmar la piel y aportar una hidratación adicional. Busca ingredientes como el aloe vera para calmar la piel enrojecida y quemada.

 

 Puedes usar el Post Workout Gel Mask de Jess Beauty para aliviar instantáneamente tu piel luego de haber estado expuesto a altas temperaturas.

 

 

Limpiador suave

 

Utiliza un limpiador suave para eliminar el protector solar, la suciedad y el sudor al final del día. Ayudará a mantener los poros limpios y a prevenir problemas en la piel. Recomendamos el Face Reset Cleanser de Jess Beauty, un gel limpiador suave elaborado con humectantes e ingredientes naturales.

 

Antioxidantes

 

Los antioxidantes, como la vitamina C y la vitamina E, pueden ayudar a proteger la piel contra el estrés oxidativo causado por la radiación ultravioleta. Algunos sueros como el Shine Bright Serum o bálsamos corporales como el Silky Smooth Body Balm de Jess Beauty  contienen antioxidantes que pueden complementar tu rutina de cuidado de la piel.

 

Cuidado de la piel antes y después del sol.

 

La protección solar es crucial para prevenir el daño solar, pero también es importante cuidar la piel después de la exposición para mantenerla en su mejor estado.

 

Antes del sol

 

- Aplica protector solar
- Vuelve a aplicar protector solar si vas a estar al sol por un período prolongado
- Usa ropa protectora
- Usa gafas de sol
- Busca la sombra

    Después del sol

     

    - Limpieza suave
    - Aplicar aftersun o loción hidratante
    - Bebe mucha agua
    - Evitar productos irritantes
    - Mantén la piel fresca con una ducha o un baño frío
    - Mantén una rutina de cuidado continua para ayudar a recuperar y mantener una piel sana

      ¿Cuál es el SPF adecuado?

       

      El Factor de Protección Solar (SPF) adecuado depende de varios factores, pero en general se recomienda utilizar protector solar con un SPF de al menos 30. Sin embargo, aquí tienes algunas pautas generales que te ayudarán a elegir el SPF adecuado:

       

      • Si tienes la piel clara, pecas o te quemas con facilidad, usa protector solar con un SPF de 30 o más.

       

      • Si tienes un tono de piel más oscuro y tiendes a broncearte en lugar de quemarte, un SPF de 15 a 30 podría ser apropiado.

       

      • Si estarás al aire libre durante un período prolongado, especialmente durante las horas pico de radiación solar, considera usar un protector solar con un SPF más alto, como 50 o más.

       

      • Si vas a nadar o realizar actividades que te hagan sudar, elige un protector solar resistente al agua.

       

      • En zonas de mayor altitud o más cercanas al ecuador, la intensidad de la radiación UV puede ser mayor. En estos casos, considera optar por un FPS más alto.

       

      • Si tiene antecedentes de quemaduras solares graves o problemas cutáneos relacionados con el sol, elige un protector solar con un SPF más alto para mayor protección.

       

      Recuerde que SPF se refiere a la cantidad de protección que brinda el protector solar contra los rayos UVB. Aunque un SPF más alto ofrece más protección, ningún protector solar bloqueará el 100% de los rayos UV.

       

      Ahora que ya sabes por qué debes proteger tu piel del sol, sigue a Jess Beauty y entérate de los mejores consejos para conseguir una piel sana y radiante.

      Related products

      No hay productos disponibles.

      Find out more about

      Don't miss out

      A short sentence describing what someone will receive by subscribing

      Gracias por suscribirte

      RELATED ARTICLES


      Dejar un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

      Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen