Exfoliación vs. Limpieza: ¿Qué debes hacer primero?

Reading time: 7min

Para conseguir una piel sana y radiante es fundamental mantener una adecuada rutina de cuidado facial.

 

entro de esta rutina, dos pasos clave son la exfoliación y la limpieza. Ambos procesos juegan un papel fundamental en el mantenimiento de una piel hermosa, pero es importante comprender sus diferencias, beneficios y la secuencia adecuada para obtener los mejores resultados.

 

Este artículo de Jess Beauty explorará estos dos conceptos y sus diferencias. Además, daremos pautas sobre cuándo y cómo realizar cada uno de ellos.

 

 

Diferencias entre exfoliación y limpieza

 

La exfoliación y la limpieza son dos pasos principales en una rutina de cuidado facial, pero tienen diferencias significativas en cuanto a su propósito, método y frecuencia de aplicación. Veamos las diferencias entre ambos:

 

Conceptos

 

La limpieza facial consiste en eliminar las impurezas, el maquillaje y el exceso de grasa de la piel. Se realiza para mantener la piel limpia y libre de obstrucciones, preparándola para tratamientos y productos posteriores.

 

Puedes utilizar productos de limpieza específicos, como limpiadores en gel, espumas o aceites limpiadores.

 

Por otro lado, la exfoliación es un proceso más profundo que tiene como objetivo eliminar las células muertas de la piel.

 

Ayuda a mejorar la textura de la piel, suavizarla y promover la renovación celular. La exfoliación se puede realizar con exfoliantes físicos, que contienen pequeñas partículas para eliminar las células muertas mediante una suave fricción, o con exfoliantes químicos, que utilizan ácidos suaves para disolver las células muertas.

 

Cómo hacerlo

 

La limpieza facial se realiza aplicando el producto de limpieza elegido sobre la piel húmeda y masajeando suavemente con movimientos circulares. Luego, enjuague con agua tibia para eliminar los residuos y seque suavemente la piel con una toalla limpia.

 

IntentarJess Beauty Face Reset Cleanser, un gel limpiador suave elaborado con humectantes e ingredientes de origen natural para nutrir y limpiar la piel.

 

La exfoliación se realiza aplicando el exfoliante elegido sobre la piel húmeda y masajeando suavemente con movimientos circulares. En el caso de los exfoliantes físicos, las partículas ayudan a eliminar las células muertas mediante la fricción.

 

En el caso de los exfoliantes químicos, se deja actuar un tiempo determinado para que los ácidos disuelvan las células muertas. Luego, enjuague con agua tibia y seque la piel.

 

Frecuencia de aplicación

Se recomienda realizar una limpieza facial dos veces al día, por la mañana y por la noche, para eliminar las impurezas acumuladas durante el día y la noche. Esto permite que la piel quede limpia y preparada para tratamientos y productos posteriores.

 

Por otro lado, la exfoliación se realiza con menos frecuencia. Se recomienda hacerlo una o dos veces por semana, dependiendo de la piel. Exfoliar con demasiada frecuencia puede irritar la piel, por lo que es importante no exagerar.

 

Orden de aplicación

 

El orden correcto en una rutina de cuidado facial es primero limpiar el rostro y luego exfoliar. La limpieza facial ayuda a eliminar las impurezas superficiales y prepara la piel para una exfoliación más eficaz. Al eliminar los bloqueos de los poros, la exfoliación puede llegar a las capas más profundas de la piel y funcionar de manera más eficiente.

 

Exfoliar: antes o después de afeitarse

 

La exfoliación previa al afeitado ayuda a preparar la piel y facilita un afeitado más suave y eficaz. Estas son las razones:

 

  1. Eliminación de células muertas: La exfoliación facial antes del afeitado ayuda a eliminar las células muertas y los residuos acumulados en la piel.

 

Esto permite una superficie más suave y uniforme para que la cuchilla se deslice, evitando que se enganche en áreas ásperas o irregulares de la piel.

 

  1. Levantamiento del vello: una exfoliación suave puede ayudar a levantar el vello facial, lo que facilita el corte durante el afeitado. Al exfoliar, los vellos se vuelven más accesibles, lo que puede evitar tirones o cortes durante el proceso de afeitado.

  2. Prevención del vello encarnado: La exfoliación antes del afeitado ayuda a prevenir la aparición de vellos encarnados. Eliminar las células muertas y destapar los poros reduce la posibilidad de que el cabello se enrede debajo de la piel y se convierta en vello encarnado.

 

La exfoliación antes del afeitado se puede realizar con un exfoliante suave adecuado para el rostro. Es importante evitar exfoliantes excesivamente agresivos que puedan irritar la piel o causar sensibilidad. Tras la exfoliación, se puede proceder al afeitado siguiendo la rutina habitual.

Cómo elegir un limpiador y exfoliante según el tipo de piel

 

Al elegir un limpiador y un exfoliante para tu tipo de piel, debes considerar las necesidades específicas de tu piel y los ingredientes que funcionan mejor para ti. Aquí hay algunas pautas generales para diferentes tipos de piel:

 

  • Piel seca: busque limpiadores suaves y cremosos que no eliminen demasiado los aceites naturales de su piel. Evite productos con ingredientes irritantes como fragancias fuertes o alcohol. Para la exfoliación, opte por exfoliantes suaves y no abrasivos que no resequen ni irriten la piel.

 

  • Piel Grasa: Busque limpiadores ligeros, libres de aceite y específicamente formulados para controlar el exceso de grasa. Ingredientes como el ácido salicílico y glicólico pueden ayudar a destapar los poros y controlar el exceso de sebo. Para la exfoliación, considere exfoliantes químicos con ácidos suaves que ayudan a disolver las células muertas de la piel y regulan la producción de sebo.

 

  • Piel mixta: Si tienes la piel mixta, puedes optar por un limpiador suave que no sea demasiado graso ni astringente. Busque productos que equilibren los aceites naturales de su piel sin resecarla. Para la exfoliación, considere exfoliantes suaves que sean efectivos en las áreas más grasosas de su rostro, como la zona T, pero que no resequen demasiado para las más secas.

 

  • Piel sensible: para pieles sensibles, busque limpiadores y exfoliantes que sean suaves, sin fragancia y sin ingredientes agresivos. Opta por productos con ingredientes calmantes como la avena, la manzanilla o el ácido hialurónico. 

 

  • Los exfoliantes enzimáticos, que utilizan enzimas naturales para disolver las células muertas de la piel, suelen ser más suaves y adecuados para pieles sensibles.

 

Recuerde que estas son solo pautas generales y que cada persona puede tener necesidades y reacciones individuales. Elija productos de marcas que formulen sus productos con ingredientes de alta calidad, como Jess Beauty.

 

En conclusión, la limpieza y exfoliación facial son pasos esenciales en la rutina del cuidado de la piel. Limpia diariamente para eliminar las impurezas mientras exfolias una o dos veces por semana.

 

Recuerda elegir los productos que se adapten a las necesidades de tu piel, para lograr resultados óptimos. Visita los productos de Jess Beauty y descubre los mejores ingredientes para el cuidado de la piel.

Related products

Find out more about

Don't miss out

A short sentence describing what someone will receive by subscribing

Gracias por suscribirte

RELATED ARTICLES


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen